Hazlo bonito

WaPo

Hace unos meses me llamaron de un instituto para hablar sobre periodismo. Reconozco que no estaba en mi mejor momento vocacional, así que llegué desmotivada y más despeinada de la cuenta a aquella sala llena de adolescentes.

La cosa no mejoró cuando pregunté cuántos estaban interesados en ser periodistas. Una chica, a la mitad de la clase, levantó la mano.

-¿Y qué es lo que te gusta?

-El periodismo deportivo, como Sara Carbonero.

Vale, público difícil.

La profesora que había organizado la charla debió de percibir mi agobio, así que me echó un capote:

“Bueno, seguro que hay algún consejo o recomendación que les puedas dar y que sirva para todas las profesiones, ¿No?”.

Bendita profesora, la amé fuerte.

Me remangué el jersey en el brazo derecho y les enseñé un tatuaje. Lo de que una tía de más de treinta años tenga un tatuaje mola mucho a los adolescentes, aprendí aquel día.

“Meraki”, les dije. “Meraki significa poner el alma en todo lo que haces. Dejar una parte de ti en cada texto, en cada pintura, en cada ladrillo, en cada punto de soldadura. También en la vida, dar algo tuyo a todos los que están y que se lleven algo los que se vayan. Y dar siempre sin miedo, porque estoy convencida de que el alma es infinita”.

Intensa de más. Pero creo que fue el mejor consejo que pude dar a esas mentes alborotadas.

También les dije que, hicieran lo que hicieran, que lo hicieran bonito.

No soy una experta pero, si algo he aprendido en estos diez años pegada al periodismo, es que todas las historias pueden ser bonitas. También que absolutamente todas las personas, guardan una historia bonita. Si no ellos, su entorno o su familia.

Incluso el final más triste llega después de una vida, corta o larga, cargada de tanto amor que abruma. De tantos buenos momentos, de tantos abrazos, de tantas risas, de tanta entrega… Imposible que una tragedia borre todos los recuerdos. 

No sé si esos adolescentes se acuerdan de la charla que les dio una tía despeinada, vestida de negro, algo nerviosa y con un tatuaje.

Yo, sí.

En días como hoy, recuerdo lo que les dije y lo sigo a muerte.

Hazlo bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s