No soy racista, pero…

¿No eres racista, pero…?

“No soy racista, pero…

A ver, tú a este niño que traes… Que lo veo muy bien ¿eh? Pero ¿no había niños de aquí? Es que yo prefiero que las cosas nuestras se queden aquí, en España. Que para eso somos españoles. Así nos va la cosa, venga a dar y a dar a los de fuera. Pero bueno, no te juzgo, luego cada cual…

FullSizeRender (4)

¡Qué guapo es! Y qué rubio… ¿De dónde es? Ah, Bielorrusia. Bueno, ¿Rusia, no? Qué niño ruso tan guapo. ¿Y habla español? Bueno claro, la necesidad, ¿sabes? Estos niños aprenden más rápido que los que son de aquí. Y seguro que sabe buscarse la vida mejor. Este si no le das un euro ya encontrará la manera de sacarlo de alguna parte. 

No soy racista, pero…

¿A que te dan ayudas para traerlo a España? Es que todas las ayudas son para los de fuera. Mira, mi prima es farmacéutica y conoce a una búlgara que cobra 2.000 euros al mes. Que si los críos, que si los libros, que si comida de Cáritas. No creas, ¿eh? Comida le dan muchísima, pero ella tira todo lo que no le gusta. Lo vio mi prima un día que cerró antes la farmacia porque tenía que ir a comprar. Y ahí estaba la búlgara, tirando a la basura los paquetes de lentejas.

Y bueno, un abogado que conozco yo conoce a un marroquí que se está divorciando. O eso dice, porque claro… esos ya sabes que las cazan al vuelo. Ese, ese chaval, cobra 3.000 euros entre ayudas por ser moro, por tener familia numerosa y porque la mujer no se vale. A ver, a ver qué busca con un divorcio ahora. 

Chica. Yo no soy racista, pero…

esta cantidad de moros que hay no es normal. Es que ya lo veo yo que cualquier día nos plantan el burka y nos queman las iglesias. Hay moros que ya piden que no se coma cerdo en los colegios. Claro, lo que nos faltaba. Y este niño ruso ¿Come cerdo? Ah, claro come de todo. Es que pasan hambre, niña. Tienen que coger fuerzas, ¿no?

¿O es refugiado?

Es que esa es otra. Que dicen que hay que abrir las fronteras para que entren más y más moros. Los sirios. Y ya sabes lo que dicen, ¿no? Que así se nos cuelan tantos terroristas. Y cada día más atentados. Quieren conquistar el mundo, chica. Estos hasta que no refunden Al-Andalus no paran ¿eh? 

Que digo yo que no estarán tan mal en los campos esos, que esperen un poco más. Ya están en Europa, ya no hay bombas. Que esperen, que nosotros tenemos que saber a ver a quién dejamos entrar y a ver a quién no dejamos entrar. Digo yo, vamos. 

humanitarian-aid-939723_1280

A ver, yo racista no soy. Pero…

Una vez salí por ahí de noche y había un chaval turco creo yo. Y nada más que mirarme y mirarme. Esos ya sabes tú que cogen lo que quieren. Que da igual decirles que sí o que no. Menos mal que andaba por allí Alex, que ya sabes cómo se pone, y le dijo que qué miraba y tal. Y el otro se fue. Es que vaya lío si se me llega a acercar.

Pero bueno, tú no te preocupes. Que el niño este, aunque no sea de aquí, como os ve a vosotros ya se hace igual que los nuestros. ¿Tiene padres? Ah, que igual digo yo que no porque con lo mal que están ahí en Rusia. Bueno, mujer, Bielorrusia. Qué más da.

Yo no soy racista, pero…

Yo no podría hacerlo. Es que es un niño que viene de Dios sabe dónde, que vete tú a saber lo que piensa. Y luego de mayor no creo que se acuerde mucho de vosotros, ya sabes cómo es la gente de fuera… Pero te admiro, haces una obra de caridad buenísima. Tienes ganado el cielo”. 

¿No eres racista, pero…?

IMG_1168

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s