O cursi o puta

Inatashko. Morguefile.

Inatashko. Morguefile.

O cursi o puta.

Si eres mujer y estás pensando en tener o tienes una pareja estas son tus dos únicas opciones. Ya no serás trabajadora, leal, fiel, liberal, guapa o tranquila. Olvídate de cualquier otro adjetivo. Te quedan cursi o puta. Y tienes que elegir.

Llevo días en silencio para no hablar más de “No quiero estar soltera contigo”. Pero no puedo callarme todo.

Porque ya me tengo que silenciar bastante en la vida offline, y me niego a poner el “mute” en la blogosfera.

Mi carta es cursi. Lo dicen muchas mujeres. Y muchas mujeres jóvenes.

Así que ya sabes. Si eres mujer y quieres vivir en pareja, otras mujeres se dedicarán a llamarte cursi. Y lo dirán sin parar: en blogs, en foros, en Twitter y en Facebook.

Y, avisadas estáis, se quedarán tan anchas.

Cuánto daño nos hacemos unas a otras. Cuántos cuchillos lanzamos con la boca para derribar a la presunta enemiga.

En mi vida me han hecho daño hombres y mujeres.

Pero siempre que ha ocurrido, y esto ya es mi propia experiencia y no una ley universal, el objetivo era distinto.

Los hombres que me han hecho daño buscaban salvar su culo: conservar su trabajo, crecer delante de un jefe, conservar su intimidad y su independencia, pasarlo bien un rato y mandarme a dar una vuelta para no volver.

Las mujeres que me han hecho daño no tenían ninguna necesidad de hacérmelo.

Suena duro, porque lo es.

No me he encontrado con muchas “dañinas” por afición. Pero las pocas que se cruzaron conmigo, me dejaron unas heridas que tardé mucho tiempo en curar.

Las últimas, mujeres desconocidas que han comentado algo sobre mí sin conocerme.

“Vas por el camino de ser una mujer maltratada”, me lo dijo una mujer (al menos su nick era de mujer) que dejó un comentario en mi carta. Sin saber que, con treinta años, ya he vivido cincuenta. Sin saber lo que yo he tenido que sanar antes de disfrutar de una relación sana.

Porque sí, mi relación actual es sana. Ni es “tóxica”, ni “dependiente”, ni “agobiante”.

“Excusatio non petita, accusatio manifesta”, dirán algunos. Pero no es el caso, porque me habéis pedido excusas desde que publiqué ese post.

Las “dañinas” por necesidad no sólo habéis puesto en duda mi autoestima, también habéis puesto en duda a mi pareja actual. Y eso no lo puedo permitir.

“Esta no sabe escribir”. Otro comentario que se repitió por Twitter. Lástima que, las que lo escribieron (sin excepción), se han dejado un buen montón de dinero en una formación que supuestamente les garantiza el éxito en el mundo digital. Alardean de ello en sus perfiles.

Y son conscientes de que ese éxito aún no les llega. Les deseo lo mejor.

Porque para eso estamos, para echarnos una mano. Y, a ser posible, que no sea al cuello.

O cursi o puta. Porque los comentarios que dejan algunas mujeres en la otra carta: la original, la primera y la de verdad exitosa (soltera, pero contigo), también son para preocuparse. Para no dormir en días.

“Una zorra que se folla a todo lo que se menea”, “menuda guarra”. Y, cómo no, también le han salido las críticas de feministas que ven machismo hasta debajo de las piedras.

Sin darse cuenta de que no respetar la decisión de una mujer es realmente lo machista.

Como si no tuviéramos bastante encima.

Como si no tuviéramos problemas para acceder al mercado laboral. Como si todos los jefes del mundo (sí, la mayoría son LOS jefes) aplaudieran cada vez que decidimos ser madres.

Como si vivir entre el compadreo de los hombres todos los días fuera fácil. Como si nunca nos hubieran despreciado, apartado de una elección por nuestros órganos sexuales.

Como si no tuviéramos bastante encima.

Ahora también limitamos nuestra forma de vivir la vida: o cursi o puta.

5 comentarios en “O cursi o puta

  1. Gildardo López Reyes dijo:

    Dicen por acá: mujeres juntas, ni difuntas.
    Triste leer lo que has escrito, pero a esta edad uno sabe cómo es el mundo. Imagino que también habrá por ahí mucha envidia por el éxito de tu blog.
    Cuando los perros ladran, sólo queda ignorarlos.
    A seguir escribiendo.
    Te dejo un abrazo.

    Me gusta

  2. paulinachamachurra dijo:

    Que feo es que entre mujeres nos ataquemos, porque en verdad las más duras críticas e insultos que yo he escuchado siempre vienen de una mujer hacia otra, y en la mayoría de los casos no existen otras razones que la envidia o los celos, me gustó tu publicación, un abrazo, de mujer a mujer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s