Yo quería estar sola

Daniel G. Fulgueiras

Daniel G. Fulgueiras

Yo quería estar sola.

Yo quería estar sola y crear. Tener un trabajo que fuera como un juego: “Peluquera y escritora”.

Yo quería estar sola y estudié periodismo porque quiso el destino y pudo la cobardía. Porque sufrí una herida con secuelas en la mano izquierda y, aún recuperando toda la movilidad, supe que nunca tendría la fuerza suficiente para girar un cepillo redondo durante ocho horas. También caí en la cuenta de que no podía escribir mi futuro en una colección de libros que sólo mi familia quería comprar.

Yo quería estar sola y viajar. Beber ron en una calle llena de colores. Llamar guapo a un moreno. Dar vueltas en el London Eye hasta vomitar. Verme los pies bajo el agua del mar. Empalmar noche y día. Ser feliz. Reir hasta que me faltara el aire.

Yo quería estar sola y me comprometí conmigo misma. Me dije que no iba a compartir mi vida bonita.

Que yo era la única que me podía comprender. Que estaría conmigo en la salud y en la enfermedad. Y lo hice, durante unos años. Aún con la irracionalidad que me dieron a mí los veinte, seguí firme (a veces solo en parte) a mi promesa.

Yo quería estar sola y llegó él. Un chico de pelo imposible y barba muy larga a veces. Con una sonrisa verde oculta tras las gafas graduadas.

Yo quería estar sola y le dije “te quiero”. Y él no contestó en el acto. Lo dejó ahí, como un cliffhanger de los buenos, durante días.

Yo quería estar sola y, cuando más segura estaba, llegó su respuesta: “Yo te quiero más”.

Yo quería estar sola y me fui a vivir con él. E hicimos tantos viajes a Ikea que la chica de la cafetería nos conocía por el nombre.

Yo quería estar sola y recibí una llamada que cambió mi mundo. “Hay un niño, se llama Hache, y está muy solo. Necesita una familia”.

Yo quería estar sola hasta que me di cuenta de que tú sí estabas solo de verdad. A 3.335 kilómetros, y sin abrazos.

Yo quería estar sola, pero preparé esa habitación en la que duermes los veranos y las Nochebuenas con toda la ilusión que puede contener un cuerpo.

Yo quería estar sola y ahora sólo me duele que no estés.

Hasta dentro de cuatro meses.

Yo quería estar sola, perdóname.

No sabía lo que quería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s