¿Por qué no lo adoptáis?

Snowhands

¿Por qué no adoptamos a Hache, el niño con superpoderes?

Nos lo preguntan mucho desde la primera vez que Hache puso un pie en nuestro antaño-nidito-de-amor-hipster.

Hay dos razones fundamentales por las que no lo adoptamos ni lo adoptaremos, al menos, a medio plazo.

La primera y más insalvable, que Hache llega desde un país muy lejano en el que no hay convenio para adopciones con España.

¿Cómo es posible que haya niños en el mundo sin familia y sin opción a tenerla en nuestro país?

Pues no lo sé. Imposible de comprender y difícil de digerir. No sé si es cosa de los países lejanos o de este, nuestro país. Si será que los gobiernos se ponen en plan “no-por-mis-cojones” o, simplemente, es falta de interés.

Ningún partido político echa mucho tiempo en este tema. No hacen apenas ninguna (creo que ninguna) declaración al respecto. Entiendo por tanto, y mira que no tengo un grado en Ciencias Políticas, que no da votos.

Si no se nota en la urna, no merece tiempo.

La segunda razón y más fundamental, es que nosotros ACOGIMOS a Hache. Y cuando acoges, acoges. Si hubiéramos querido ADOPTAR, hubiéramos buscado un niño superpoderoso en algún país con convenio para las adopciones con España.

Hache llegó a nuestra vida casi por casualidad. El hombre mágico y yo teníamos claro que tendríamos una familia. Queríamos un bebé piloto (entiéndase piloto porque es una experiencia pionera de nuestro cruce de genes) y un niño al que curar de los golpes de la vida.

Los dos hemos sido afortunados. Afortunados porque hemos crecido en una casa cómoda, con una familia que nos quiere y una red sólida en la que caer cuando tropezamos.

Así que queríamos ofrecer eso a un niño que ya estuviera saltando al vacío sin ningún arnés.

El plan era idílico. Primero casa, luego trabajo estable, luego bebé piloto y más tarde niño superpoderoso.

La vida, por suerte, nunca se ajusta al guion que hemos escrito.

Sin que nadie nos avisara,  conocimos una asociación y a un niño sin nada, salvo un buen puñado de superpoderes.

Teníamos la casa. El hombre mágico tenía el trabajo estable y yo… Bueno, yo ahí andaba.

No hubo dudas.

Sabíamos que la acogida sería dura. Que nos sometería a un vaivén de emociones no apto para todos los corazones.

El mío, que es tan blando, estuvo en el punto de mira durante meses.

“No lo vas a aguantar”. Me dijeron cien veces. “Eso ya lo veremos”. Respondí yo otras cien.

Y sobreviví.

Aguanté la llegada del anterior verano. La dura partida.

Lo mismo en Navidad.

La espera por este verano está siendo especialmente larga.

Ha habido cambios en nuestra vida. A mejor, a todas luces. Pero cuando las cosas buenas llegan cuando ya no las esperas, por mucho que te esfuerces, son menos buenas.

Hache volverá en un mes. Y volverá a irse en cuatro meses.

No lo adoptamos porque no podemos. Lazos emocionales aparte, tampoco era lo que queríamos.

No es fácil.

Nadie dijo que lo fuera.

4 comentarios en “¿Por qué no lo adoptáis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s