Mamá, quiero ser artista

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El otro día me llamó una madre desolada. Entre suspiros, me dijo que su hija (17 años) está pensando en estudiar periodismo.

-Dile tú algo, a ver si se desmoraliza- me espetó la señora, harta de lidiar con un proyecto de enfermera que se niega a ser enfermera.

Al principio me ofendí.

-Ser periodista está bien-, me defendí.

-Pues no es lo que cuentas en tu blog-.

Touché.

La verdad es que en mi casa también hubo cierto drama unos meses antes de la selectividad (PAU ahora). Las carreras de ciencias quedaban desterradas por ese problema tan mío con los números (ya te lo expliqué aquí).

Así que mis padres desistieron bastante pronto en su idea de tener una segunda ingeniera en casa.

Medicina, por descontado, estaba fuera de mi alcance. Enfermería no me atraía lo más mínimo y estaba cursando un bachillerato que no me permitía acceder.

Me quedaban pocas opciones. Así que fui a hablar con el orientador del instituto.

Se llamaba Manolo, no sé si sigue trabajando allí. Desde luego, el suyo era un trabajo muy poco agradecido. Se pasaba el día escuchando a madres desesperanzadas y a hijos e hijas cansados. Mediar no mediaba mucho, pero la verdad es que siempre tenía una sonrisa en la cara. Eso es de agradecer.

Al caso.

Me dio una lista con cinco carreras que se “adaptaban” a mi perfil.

1) Psicología.

2) Derecho.

3) Periodismo.

4) Filología Inglesa.

5) Magisterio.

Lo mío no fue vocacional. No fue amor a primera vista.

Las dos últimas las deseché porque entonces me veía incapaz de dar una clase. Cosas del destino, las clases particulares de inglés fueron (hasta hace bien poco) una nada despreciable fuente de ingresos para mi maltrecha economía.

Derecho tampoco, porque esa profesión me habría hecho acabar en la cárcel por desacato más pronto que tarde.

Me debatí durante días entre psicología y periodismo. La primera la deseché, finalmente, porque no me veía yo con la fortaleza mental necesaria para aguantar los malos rollos de medio mundo. Cosas de la vida, de nuevo, ahora estudio Psicología en la Uned y no me va mal. Bien tampoco.

Sé que es difícil que llegue a ejercer. Si lo hiciera, me dedicaría a la investigación. Porque es la única fórmula de amortiguar el sufrimiento de las personas.

Opté por el periodismo.

Como ya dije, no fue vocacional.

Así que me costó más de lo normal explicar a mis padres que ser periodista es mucho más que entrevistar a Dinio. Aunque, esto no lo expliqué entonces porque aún tenía esperanza, entrevistar a Dinio (leáse Paquirrín o quien se quiera) es la única fórmula de ganar dinero en esta, nuestra profesión.

La frase “mamá, quiero ser periodista” sonó sólo un poco más convincente que “mamá, quiero ser artista”.

Recuerdo a mi madre conversando por teléfono durante horas con no-sé-qué-prima de no-sé-dónde y revistiendo mi decisión:

-Dice que sí, que periodista. Espero que acabe pronto, saque una oposición y trabaje en una biblioteca-.

Poco sabía entonces, la pobre, lo que le esperaba.

No fue vocacional. Ni amor a primera vista.

Pero, hoy por hoy, no lo cambiaría por nada.

Porque a veces, muy de vez en cuando, ayudas a alguien con tus letras. Y porque, aún cuando el compañerismo no es la nota predominante, también te encuentras a algunos plumillas que se convierten en confidentes. Y, más tarde, en amigos.

He conocido a gente, buena y mala. Me he cruzado con historias que, de no haberlas visto y sentido como si fueran mías, no me las creería.

De vez en cuando, muy de vez en cuando, todo encaja. Sabes que cada paso que has dado en la vida, también los que diste en falso, te llevaban justo a donde estás ahora.

Y justo aquí es donde debes de estar.

Volviendo a la proyecto de enfermera que no quiere ser enfermera, por hacer un favor a su madre dediqué una tarde de mi vida a explicarle por qué no debería de ser periodista.

-No creas que es fácil, Sara Carbonero sólo hay una-, le dije.

-Ya, pero tu tienes un Mini-.

Touché. Otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s