Periodista, “gocha” y minera

“Gochos”, “gentuza”, “mal nacidos” e “ignorantes”.

Así definen algunos vecinos de las Cuencas, cuando tienen la mínima oportunidad, a los periodistas. Lo hacen porque llevan años convencidos de que los trabajadores de los medios quieren acabar con el sector de la minería.

No me preguntes dónde ni cuándo surgió la paranoia, pero cada vez está más extendida.

En esta ocasión, las perlas hacia los plumillas surgieron de un titular sobre José Ángel Fernández Villa que se publicó en un medio de comunicación el pasado domingo. Ni nombro medio ni repito titular, porque a buen entendedor pocas palabras bastan.

A mí, sinceramente, me pareció un titular muy simpático. No me ofendió ni lo más mínimo. Y eso que yo, además de “gocha”, “malnacida”, “gentuza” e “ignorante”, soy hija y nieta de mineros.

Se ve que tenemos distinta vara de medir. O igual yo tengo menos tiempo libre.

No me molesta la crítica. Quién soy yo para impedir que los vecinos demuestren su indignación por unas letras que, a su juicio, atentan contra su honor. Además, sin vecinos y sin lectores, no habría medios de comunicación. A ellos y a su opinión nos debemos.

Lo que me molesta es que pocos comentarios se referían al titular o a la línea editorial del medio, y muchos se profirieron como ataques frontales contra los trabajadores.

“Esa panda de ignorantes que no saben ni lo que dicen”, “esa gentuza que quiere acabar con las Cuencas”, “dejar escribir a esa banda de ignorantes, con la pila de profesionales que hay en el paro”, “estos son unos hijos de puta y tan siempre igual”.

Sentencias que duelen y que resultan decepcionantes. Porque, por lo visto, hay vecinos de las Cuencas que no se han dado cuenta de que vamos en el mismo barco.

Yo soy periodista en las Cuencas. Puede que ahora lo sea porque no me queda otro remedio pero hubo un tiempo, allá en 2007, en el que pude elegir otro trabajo.

Opté por quedarme aquí, porque soy hija y nieta de mineros. Porque crecí jugando en les colomines y sabía que acababa la clase cuando escuchaba el turullu del pozu.

Le debo mucho a la mina. Le debo todo lo que soy y todo lo que he aprendido. Por eso me quedé aquí.

Además, sé que como aquí no se vive en ninguna otra parte. Que una botellina de sidra en Requejo sabe mejor y que una noche por la Pomar cunde mucho.

Mi amor por las Cuencas no se mide en un titular, ni mucho menos. Por eso, convencí al hombre mágico de que Mieres es un sitio muy “hipster” para vivir, mucho más (donde va a parar) que Xixón. Por eso no me quiero ir y por eso, al fin y al cabo, aguanto los improperios de un sector de la sociedad que sufre la paranoia de que los periodistas somos el anticristo de la minería.

A mí me tocó sufrirlo en primera persona. Un jueves de julio de 2012, a la puerta del Juzgado de Mieres, una mujer se tiró a mí. Literalmente.

Yo acababa de llegar y estaba sujetando el micro de la emisora de radio para la que trabajo. Emitió algunos sonidos guturales y gritos indescifrables que venían a decir que yo, como periodista de X emisora de radio, tenía la culpa “de too lo que nos tá pasando”.

Tres amables jubilados, que pasaban por allí, la sujetaron para que no me arrancara mi rubia cabellera. Siguió dando alaridos hasta que otra señora, un poco más calmada, le dio una pastilla “pa los nervios”.

El otro día se cruzó conmigo en la calle Manuel Llaneza. Afortunadamente, no me reconoció.

El problema de estos señores y señoras que se tiran a los periodistas y que se pasan días desahogándose en las redes sociales, es que piensan que sus palabras no hacen daño.

Al tiempo. Dentro de unas semanas pasarán por alguna redacción para mendigar un espacio “en el periódicu”. Querrán pedir públicamente, por ejemplo, que el vecino del cuarto deje de tender la ropa cuando aún pinga.

No sé si ahora lo saben, pero aguantarán sus lloros los mismo de siempre.

Esos “gochos”, “gentuza”, “mal nacidos” e “ignorantes”.

6 comentarios en “Periodista, “gocha” y minera

  1. joitirun dijo:

    Sabes q te tengo todo l cariño del mundo, sabes q si quieres poner algo, aqui estoy, y si yo lo necesito igual, nos ayudaste mucho y con respeto, olo por ti, debe ser el pueblu, pero tengo q decir q en mi caso muchos no lo hicieron asi, yo tuve q entrar en l tanatorio por la puerta de atras con la funeraria pa q no me comieran, se escribieron mentiras, hubo un medio al q rampovo voy a nombrar a,quien tuve q amenazar con denunciar, se jugo con fotos y tutulares, a la salida de la iglesia se nos pregunto q ibamos a hacer con las cenizas, pusieron en mi boca palabras q no dije y quitaron otras q si pronuncie, no dieron ni una respecto a los datos reales, se publico el funeral de jose en una revista de tirada nacional y todavia tuve q aguantar q cobre, a gente vomo tu, gracias, aqui para lo q necesites, y como tu muchos por suerte

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s