No son el enemigo

superthumb

No son el enemigo.

Ni los parados, ni los inmigrantes, ni los desahuciados.

No son el enemigo, por muchos que narren en Facebook la historia de un marroquí que cobra 4.000 euros (sin definir dónde, cómo, ni por qué), por mucho que una farmacéutica nos cuente las muchas medicinas que se regalan a los rumanos (sin definir dónde, cómo, ni por qué).

Seguir leyendo

Felices 11… y 7 deseos

20170725_130220.jpg

  1. Que sigas sonriendo tanto. Que el cóctel de hormonas que ya se está agitando no te convierta nunca, jamás, en un chaval prepotente y quejoso. Que seas TÚ, así en mayúsculas. Porque eres perfecto.

    Que sigas creyendo en la bondad, en la magia, admirando los defectos y reconociendo que las peculiaridades de cada uno nos hacen especiales. Que pases de los superficiales, que te agarres a manos sinceras. Que cantes siempre, que nada ni nadie te quite las ganas de bailarle a los sueños.

    Seguir leyendo

No soy racista, pero…

¿No eres racista, pero…?

“No soy racista, pero…

A ver, tú a este niño que traes… Que lo veo muy bien ¿eh? Pero ¿no había niños de aquí? Es que yo prefiero que las cosas nuestras se queden aquí, en España. Que para eso somos españoles. Así nos va la cosa, venga a dar y a dar a los de fuera. Pero bueno, no te juzgo, luego cada cual…

FullSizeRender (4)

¡Qué guapo es! Y qué rubio… ¿De dónde es? Ah, Bielorrusia. Bueno, ¿Rusia, no? Qué niño ruso tan guapo. ¿Y habla español? Bueno claro, la necesidad, ¿sabes? Estos niños aprenden más rápido que los que son de aquí. Y seguro que sabe buscarse la vida mejor. Este si no le das un euro ya encontrará la manera de sacarlo de alguna parte. 

Seguir leyendo

Nos necesitamos todas

111H

Nos necesitamos todas. Todas, sin excepción. No nos puede faltar ni una más.

Porque si no somos todas, no podemos dar la vuelta a un mundo que se escribe, se vive y se siente en masculino. Con techos de cristal que parecen plomo.

¿No los ves?

Seguro que a ti también te ha pasado. Estás en la oficina/redacción/taller/almacén (o lo que sea) donde trabajas y entra un hombre. En ese momento estás tú sola.

Seguir leyendo